Deducciones fiscales para autónomos en 2023

Tabla de contenidos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Antes de abordar este tema que afecta a una gran mayoría de personas de nuestro país. Debemos recalcar que casi todos los autónomos de España están obligados a hacer la declaración de la renta. Tan solo aquellos que hayan obtenido un rendimiento neto anual por debajo de los 1.000€ se encontrarán exentos de presentarla de manera obligatoria. El resto tienen que presentarlo obligatoriamente. Veamos a continuación las novedades fiscales más destacadas para este 2023.

  • Impuesto de Sociedades.

Se ha implementado una rebaja para los pequeños negocios y emprendedores, en el Impuesto de Sociedades. Para empresas que facturen menos de un millón de euros, el tipo a aplicar del impuesto pasa del 25% al 23%. Además, si tienen menos de cuatro años de vida, la base impositiva será del 15%, lo cual alivia la carga fiscal de los negocios en sus primeros años.

  • Facturación electrónica

Si bien su aplicación y entrada en vigor es desde el año 2023, sólo será obligatoria para empresas con facturación superior a 8 millones de euros. Si bien es recomendable su implementación para autónomos y empresas ya que es un proceso irreversible.

  • Recuperación del IVA de facturas impagadas

Los trámites a realizar en el proceso de recuperación del IVA de facturas impagadas, se simplifica en 2023. Al suprimir la presentación del impago en vía judicial para considerar que una factura se encuentra impagada. Además, el importe mínimo para reclamar se reduce de 300 a 50 euros, lo que agiliza aún más el proceso.

  • Gastos de difícil justificación

En cuanto a este tipo de gastos, se incrementa el porcentaje deducible, pasando del 5% al 7% en estimación directa simplificada, lo que permite a los autónomos deducir más gastos relacionados con su actividad económica.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][templatera id=”1711″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Cuáles son los gastos deducibles de los autónomos en 2023

 Todos los autónomos pueden deducir ciertos gastos en su declaración de la renta. Para que cumplan con la normativa y se puedan deducir, deben de estar relacionados directamente con su actividad, estar justificados mediante factura y registrados en los libros de contabilidad estipulados.

Se podrán deducir por tanto los siguientes gastos:

  • Cuota mensual de cotización a la Seguridad Social.
  • Consumos de explotación, todos  aquellos necesarios para realizar la actividad y el desempeño de su trabajo.
  • Conservación y reparación, todos los gastos que tengan que ver con el mantenimiento de los materiales o equipos del lugar de trabajo.
  • Sueldos y salarios de los empleados.
  • Gastos derivados de los trabajadores contratados, como seguros, indemnizaciones entre otros.
  • Alquiler o renting de coches de empresa.
  • Alquiler del local o la oficina en la que se desempeñe el trabajo.
  • Gastos profesionales externos, como abogados, asesores o consultores.
  • Servicios externos contratados para el desempeño de la actividad empresarial, como gastos informáticos, publicidad, bancos, taxis, etc.
  • Impuestos considerados fiscalmente deducibles, como el IBI o el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).
  • Seguros de salud, que incluyen los de la familia e hijos hasta los 25 años.
  • Comidas de los autónomos. Se establece un máximo de 26,67 euros diarios en dietas. En caso de estar fuera de España en alguna reunión de negocios, se eleva a los 48,08 euros al día.
  • Formación. Cuando un profesional autónomo comienza un curso, este y los materiales necesarios se pueden deducir.
  • Gastos de inversión. Aquellos materiales que se compren para mejorar la productividad del negocio, como maquinaria, equipos, entre otros, también serán deducibles al 100%.
  • Gastos de suministros del local, oficina o establecimiento en el que se desarrolla el trabajo. Con la particularidad de que aquellos que desempeñen su actividad en su domicilio particular, podrán deducirse los gastos de los suministros como la electricidad, internet, teléfono o el agua. Pudiendo desgravar el 30% en IRPF de los gastos soportados.
  • Amortización fiscal de los bienes de inversión. Esto significa el desgaste que sufren aquellos bienes que usamos en el desarrollo de la actividad, como son el mobiliario, equipos informáticos, herramientas, etc. Para poder realizar esta amortización se deberá llevar un registro contable, de cada uno de los bienes de inversión. Indicando de forma individual la fecha de inicio de actividad y la amortización aplicada.

Las deducciones establecidas en 2023, permiten aligerar la carga impositiva y facilitar el crecimiento de los negocios de los autónomos. Para poder sacar el máximo beneficio de las mismas, es esencial mantenerse informado para garantizar el futuro de los negocios.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *