Activos financieros mantenidos para negociar

Tabla de contenidos

A la hora de contabilizar un instrumento financiero para un correcta elaboración de las cuentas anuales, lo primero que debemos de realizar es catalogarlo. Proceder posteriormente a su reconocimiento en una partida del balance concreta, conforme a las disposiciones del mismo. Para finalmente valorarlo de acuerdo con las reglas establecidas en el Plan General Contable (PGC). Por tanto, veamos qué debe de cumplir un activo financiero para que se considere que se posee para negociar.

Condiciones:

  • Su origen o adquisición se formalice con el propósito de venderlo en el corto plazo. Tomemos por ejemplo, valores representativos de deuda o instrumentos de patrimonio, cotizados. Que se adquieren para venderlos en el corto plazo.
  • Sea o forme parte de una cartera de instrumentos financieros identificados y gestionados conjuntamente de la que existan evidencias de actuaciones recientes para obtener ganancias en el corto plazo.
  • Se constate que es un instrumento financiero derivado (futuros, opciones, warrants, swaps…) Siempre que no sea un contrato de garantía financiera ni haya sido designado como instrumento de cobertura.

Normas contables de registro y valoración:

Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán inicialmente por su valor de coste. Éste se corresponderá con el precio de la transacción más el importe de los derechos preferentes de suscripción y similares que, en su caso, se hubiesen adquirido. Si estamos hablando de instrumentos de patrimonio.

Todos los costes de transacción que les sean directamente atribuibles. (Comisiones, corretajes, impuestos y cualquier otro gasto de formalización). Se reconocerán en la cuenta de Pérdidas y Ganancias del ejercicio en cuestión. En concreto a una partida de la cuenta 669 (Otros gastos financieros)

Aquellos intereses explícitos y dividendos devengados y no vencidos en el momento de la adquisición deberán ser descontados de la valoración inicial y contabilizarse respectivamente en las siguientes cuentas: Intereses a corto plazo de valores representativos de deudas (546).  Dividendos a cobrar (545).

Con posterioridad, los activos financieros incluidos así catalogados se valorarán por su valor razonable. Los cambios que se produzcan en el valor razonable, se imputarán contablemente en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio:

  • En el caso de beneficios:

(25./54.) Inversión financiera mantenida para negociar

A

(763) Beneficios por valoración de activos y pasivos financieros por su valor razonable

  • Para el caso de pérdidas:

(663) Pérdidas por valoración de activos y pasivos financieros por su valor razonable

A

(25./54.) Inversión financiera mantenida para negociar

Desde Club de la Pyme contamos con un servicio de Asesoría contable online para empresas , contáctanos, podemos ayudarte.

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *