¿Conoces la calidad de tu deuda?

Tabla de contenidos

En el mundo de la empresa y los negocios conceptos como EBITDA y rentabilidad son muy importantes a la hora de la toma de decisiones. Sin embargo, no debemos dejar pasar y, tener muy en cuenta, el endeudamiento y calidad de la deuda de la empresa, ya que, es de suma importancia conocer esta variable para conocer el estado de salud del negocio y no comprometer la futura  viabilidad de la empresa.

El endeudamiento viene dado por el siguiente ratio:

(Deuda total (Corto + Largo Plazo) / Pasivo total) x 100 %.

El valor de este ratio debería de estar en torno al 50% o el 60% para hablar de niveles razonables. En tanto en cuanto a que, si este nivel fuese más elevado se estaría peligrando la solvencia de la empresa y si fuese menor se estaría comprometiendo la rentabilidad. Cuanto mayor sea el apalancamiento, mayor será la rentabilidad de los recursos a costa de una menor solvencia.

Pero, qué quieren decir estos conceptos:

– El apalancamiento financiero es simplemente usar endeudamiento para financiar una operación. Tan sencillo como eso. Es decir, en lugar de realizar una operación con fondos propios, hacerla con fondos propios y un crédito. La principal ventaja es que se puede multiplicar la rentabilidad y el principal inconveniente es que la operación no salga bien y se acabe siendo insolvente.

La solvencia, nos dice la capacidad de la empresa para hacer frente sus obligaciones de pago. Es decir, una empresa cuenta con solvencia cuando está capacitada para liquidar los pasivos contraídos al vencimiento de los mismos y demuestra que podrá conservar dicha situación en el futuro.

Una vez conocido el nivel de endeudamiento a través de un análisis económico y financiero, para ayudarnos a gestionar nuestros riesgos, el siguiente paso es conocer la

Calidad de la deuda:

(Pasivo corriente/Pasivo total) x 100%
Este coeficiente determina la proporción que representa la deuda a corto plazo (pasivo corriente) sobre el total de deuda (pasivo corriente más pasivo no corriente), cuanto menor sea, mayor facilidad tendremos para devolver fondos ajenos al retrasar los vencimientos en el tiempo.

Analizando estas variables, podremos valorar la calidad de las deudas de nuestro Balance. A los efectos de conocer de dónde provienen las mismas, cuáles se van renovando (proveedores, leasing, renting, descuento de efectos…), pero además, también nos deber de servir de herramienta de control, ya que un Balance con deudas elevadas con entidades financieras implica, a priori, un mayor nivel de riesgo.

En Club de la Pyme, contamos con un servicio de Consultoría financiera. Contáctanos para poder asesorarte.

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *