¿Qué es el fondo de maniobra y por qué es tan importante?

Tabla de contenidos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]A la hora de realizar el análisis contable de nuestra empresa, existen una serie de indicadores clave que sirven para reflejar el estado financiero actual de nuestra empresa de una forma sencilla y rápida. Una de ellas es el fondo de maniobra, una magnitud muy importante que sirve para conocer cuál es la situación de la tesorería de una empresa.

¿Qué es el fondo de maniobra?

Desde un punto de vista técnico, el fondo de maniobra es la diferencia entre el activo corriente y el pasivo corriente del balance de una empresa. Cuando el activo corriente es superior al pasivo corriente, el fondo de maniobra es positivo y si el pasivo corriente supera al activo corriente, el fondo de maniobra es negativo.[/vc_column_text][templatera id=”1711″][vc_column_text]Dicho de otro modo más sencillo, el fondo de maniobra es una magnitud que sirve a los analistas de una empresa para conocer si los activos actuales a corto plazo, comúnmente relacionados con la tesorería y liquidez de una compañía, son suficientes para satisfacer las deudas a más corto plazo, como préstamos bancarios o pagos a proveedores. Por tanto, mide la capacidad de una empresa para atender los pagos a corto plazo.

¿Por qué es importante el fondo de maniobra?

En términos de liquidez, una empresa tendrá una salud financiera tanto más positiva cuanto mayor sea su fondo de maniobra. Si este es elevado y positivo, la empresa tendrá capacidad suficiente para satisfacer su pasivo a corto plazo.

En sentido contrario, cuando la empresa tiene un fondo de maniobra negativo o incluso cercano a cero, se corre el riesgo de entrar en una situación de suspensión de pagos, lo que a su vez puede llevar a una empresa a la quiebra si no se actúa de forma urgente mediante una refinanciación de dudas de corto a largo plazo o incluso un concurso de acreedores.

Sin embargo, se pueden producir excepciones a esta regla general. Este es el caso de algunas empresas con flujos de caja constantes y periodos de pago a proveedores bastante alargados. Por ejemplo, en algunas superficies de distribución o supermercados, donde las ventas se realizan al contado mientras que las compras aplazan a varias semanas e, incluso, a varios meses.

Por el contrario, también puede darse el caso de fondos de maniobras positivos que pueden poner en riesgo la liquidez de la empresa.  Este es el caso de activos corrientes que, aunque forman parte del balance de la empresa, todavía no se han materializado o bien son clientes de dudoso cobro. Por ejemplo, existencias de las que haya serias dudas que se puedan venderse, créditos a clientes de dudoso cobro o bien tesorería que, en un momento puntual, deba emplearse para contingencias imprevistas.

En cualquier caso, lo normal es que el fondo de maniobra sea positivo y esté en consonancia tanto con el flujo de cobros y pagos como de la actividad diaria de la empresa.

Desde Club de la Pyme contamos con un servicio de Asesoría fiscal para empresas en Madrid , contáctanos, podemos ayudarte.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *