Cómo preparar la presentación de tu proyecto empresarial al banco

Tabla de contenidos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Una de las principales dificultades que manifiestan habitualmente los emprendedores son los problemas de acceso a la financiación, cosa que normalmente tiene que ver, o con los bancos y sus propias limitaciones para dar crédito, o con la incapacidad del promotor de la idea para presentar un modelo de negocio razonable a la entidad financiera.

Veamos qué aspectos debe tener en cuenta el emprendedor cuando se dirige al banco a presentar su proyecto y quiere que le financien la creación de su empresa.

Pon el plan de negocio a punto

Ir al banco supone hablar de tú a tú entre dos profesionales, uno como futuro empresario que eres tú, y el que te va a financiar la puesta en marcha de tu negocio, que es el responsable de la oficina bancaria.

Esta conversación profesional requiere que vayas preparado con lo que quieren ver, y entre otras cosas se hace fundamental que tengas totalmente listo y acabado el documento de plan de negocio.

Con el plan de negocio, se acabaron los borradores a medio terminar, debe ser claro, conciso y sin errores, ya que en el banco están cansados de verlos y detectan la poca profesionalidad y las incongruencias al instante.

Cuida aspectos clave como la imagen y presentación del mismo, haz un buen resumen ejecutivo, desarrolla y explica perfectamente tu modelo de negocio, explicita los cálculos de viabilidad y acompáñalo con presupuestos de toda la inversión,[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][templatera id=”1711″][vc_column_text]

Te explicamos cómo preparar la presentación de tu proyecto empresarial al banco:

Reclama tu momento

Debes tener en cuenta que no se trata de entrar en la oficina bancaria y entregar el plan de negocio al primer empleado que nos pueda atender; si te sucede esto, ten en cuenta que acabas de cargarte el 50% de posibilidades de aprobación del préstamo.

Lo ideal es que, cuando tengas todo listo y estés seguro de solicitar la financiación, vayas a la oficina o llames para simplemente pedir cita con el director de la oficina y asegúrate que tiene media hora para prestarte atención, cuando te citen en estas condiciones te reúnes con él.

Prepara la puesta en escena en el banco

No se trata de que improvises lo que vas a decir, debes prepararte de antemano y darles las ideas fundamentales que quieres transmitir y que el banco también quiere escuchar, sin mostrar nunca una actitud “pedigüeña”.

Para esto, extracta lo principal de tu proyecto, normalmente que coincida con lo que has incluido en el resumen ejecutivo del plan de negocio, y prepárate un pequeño guión argumentario, cuya exposición en público debes ensayar previamente.  Del mismo modo, prepara las posibles preguntas que te puedan hacer y cuando respondas hazlo siempre refiriéndote al plan de negocio y enseñando donde se encuentra esa respuesta que necesitan escuchar.

Igualmente no olvides de cuidar tu imagen personal, controla el lenguaje verbal y corporal que utilices y aunque te den confianza no la cojas.

Demuestra que eres la persona ideal

Ya sabes lo importante de demostrar que el proyecto es excelente, pero es igualmente importante dejarles claro que eres la persona ideal para darle la financiación y poner en marcha ese negocio.

El banco debe ver tres cosas, la primera, que tienes la formación, experiencia y que eres un experto en tu sector; la segunda, que tienes un perfil bancario adecuado, esto es que no es arriesgado invertir en ti como gestor, y para esto el nivel de riesgo no puede ser elevado, cosa que sucede cuando se tiene mucho endeudamiento o se estima que el proyecto no generará suficiente; y la tercera, tener un avalista en la recámara. Si no reúnes esto, no es cuestión de engañar al banco, lo mismo te está engañando tu mismo y puedes estar abocado al fracaso.

No te pases pidiendo

Pide lo necesario, las concesiones de financiación de emprendedores oscilan entre los 25.000 y 30.000 euros, por algo será, y el banco detecta al instante una inversión sobredimensionada o un fondo de maniobra pedido por gusto.

No olvides una de las palabras mágicas para el banco, la cofinanciación, que es el dinero que vas a aportar tú a la totalidad del proyecto, para ellos es también el riesgo que estás dispuesto a correr. Lo ideal para ellos es que aportes el 50% del proyecto, pero con un 20% o 30% que se conforman. Si le quieres pedir el 100% de tu proyecto, tus posibilidades de conseguir el préstamo se reducirán exponencialmente.

 

Desde Club de la Pyme, contamos con especialistas en Consultoría de gestión y financiera que aportarán a tu empresa su visión sobre la gestión de tu actividad y aportarán la experiencia para aplicar en tu gestión modelos prácticos y útiles para la toma de decisiones. Contacta con nosotros.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *