Problemas habituales entre franquiciador y franquiciado

Tabla de contenidos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]La franquicia es una de las formas más rápidas para ser emprendedor, si bien en ocasiones, el perfil que se necesita obedece más al de inversor, ya que el franquiciador aporta todo aquello que podríamos necesitar si lo hiciéramos nosotros de manera independiente, quedando nos simplemente como aportadores de capital.

Casi todos los problemas de las franquicias derivan y están amparados en lo mismo: existen dos partes y los intereses de ambas no coinciden; desde el principio, o en algún momento de la relación empresarial, ya sea por los ingresos, por alguna clausula del contrato o por cualquier cosa relacionada con los productos.

Algunos de los problemas más habituales entre franquiciador y franquiciado son:

  • Los dossiers de franquicia o la información necesaria para valorar si la franquicia puede tener éxito o no en nuestra ciudad, está incompleta o nunca llega. Si una franquicia presenta ya debilidades desde el momento inicial en la documentación que nos facilita, es recomendable no seguir adelante.

[/vc_column_text][templatera id=”1711″][vc_column_text]

  • Las clausulas abusivas del contrato suelen ser una fuente de conflicto, como por ejemplo, las penalizaciones si se cierra antes del quinto año o cosas similares. Debes analizar el contrato ya que suele estar balanceado hacia el lado del franquiciador, sin perder de vista que si la franquicia es muy rentable, más cara saldrá y mayores serán las obligaciones por parte del franquiciado.
  • En el día a día de la franquicia se pueden dar problemas en el servicio que nos presta el franquiciador, no dándonos el soporte técnico con la inmediatez que requiere nuestra gestión o incumpliendo los plazos de entrega, lo que puede generar desabastecimiento en nuestro negocio. Esto es igualmente importante en la apertura, ya que todo aquello que suponga un retraso con el montaje del local nos supondrá ir perdiendo dinero.
  • Existe un problema que suele generar el franquiciado y viene determinado por querer saltarse las normas e introducir otros productos complementario en el negocio, cosa que suele estar prohibido por contrato. En general, cuando el franquiciado ya lleva un tiempo y los resultados no son los esperados, y ya se conoce el funcionamiento interno, puede tener la tentación de saltarse las normas de funcionamiento establecidas

Haber sobreestimado el know-how que aporta el franquiciador y descubrir que lo único que les interesa es simplemente vendernos su producto. Paralelamente a esto, te puedes encontrar incumplimientos con las acciones de marketing pactadas por parte del franquiciador o estar sobrevalorado el impacto o el retorno de la inversión.

En Club de la Pyme contamos con un servicio de Asesoría para crear una empresa, nuestros especialistas están debidamente preparados para ayudarte en lo que necesites.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *